988 días desde
Independencia de Finlandia

Horarios de Atención:

Generalidades‎ > ‎

Historia

Los casi 700 años de asociación de Finlandia con el Reino de Suecia comenzaron en 1154 con la introducción del cristianismo por el rey Erik IX de Suecia. Aunque originalmente fue el sueco la lengua dominante de la administración, el finés recuperó su relevancia durante el resurgimiento nacionalista de 1842, tras la publicación de la epopeya nacional de Finlandia, el Kalevala, por Elias Lönnrot (1802-1884).

Hasta el siglo XIV el territorio finés fue disputado por la República de Nóvgorod y el reino de Suecia, quedando el territorio finlandés repartido entre ambas potencias. En el siglo XV, Novgorod fue anexado al principado de Moscú y nuevamente estalló el conflicto con el Reino de Suecia, llamado «Guerra Ingria», entre 1610 y 1617, que dejó a Suecia como poder dominante del territorio finés.

Entre 1700 y 1721 se desarrolló la llamada Gran Guerra del Norte, en la que Suecia perdió territorios e influencia en el territorio finlandés, que pasó a formar parte de Rusia Imperial. Sin embargo, los conflictos militares con Suecia continuaron. 

En 1808, estalló la llamada Guerra Finlandesa, que dio como resultado la anexión de Finlandia por el Zar Alejandro I, creando el Gran Ducado y asumiendo el mandato como el primer Duque. El Ducado de Finlandia duró hasta finales de 1917.

El 6 de diciembre de ese año, poco después de la Revolución Bolchevique en Rusia, Finlandia declaró su independencia. En 1918 el país experimentó una breve pero amarga Guerra Civil que conmocionó su escena política durante años.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Finlandia luchó contra la Unión Soviética en dos ocasiones: la Guerra de Invierno (1939-1940) -apoyada en pequeña medida por voluntarios de Suecia-, como respuesta a la agresión e invasión por parte de la Unión Soviética que buscaba expandirse después de invadir las repúblicas bálticas, y de nuevo en la Guerra de Continuación de (1941-1944) -con apoyo considerable de Alemania nazi-, tras haber sido abandonada por parte de los países aliados en su lucha contra la Unión Soviética. A este conflicto siguió la Guerra de Laponia (1944-1945) en la que Finlandia expulsó a los alemanes de Finlandia del Norte.

Los tratados firmados en 1947 y 1948 con la Unión Soviética tuvieron como consecuencia una serie de compromisos políticos, así como concesiones territoriales. Finlandia perdió más del 10 % de su territorio y su segunda ciudad, Viipuri. Además, un número considerable de personas tuvo que ser evacuado y reubicado en otras partes del país. A pesar de las concesiones políticas y territoriales, así como de las indemnizaciones de guerra impuestas, Finlandia nunca fue ocupada por los soviéticos y permaneció al oeste del llamado Telón de acero.

En la Guerra fría Finlandia no tomó parte en ninguno de los dos bandos, siendo neutral en todo el trayecto del conflicto hasta 1990 año de extinción de la URSS. Porkkala, una base cedida en virtud de las cláusulas del tratado de paz, fue devuelta por la Unión Soviética en 1956.

La disolución de la Unión Soviética en 1991 cambió la situación geopolítica de Finlandia dejando sin efecto los compromisos políticos contraídos con la URSS, lo que tuvo como consecuencia una mayor integración de Finlandia en Europa. De este modo entró en la Unión Europea en 1995.


Castillo de Olavinlinna en la ciudad de Savonlinna.


Ver más:

Wikipedia: Historia de Finlandia

This is Finland: History (inglés)